Percepción y gobierno

In Enfoque

Por: Carlos Núñez Pérez

Creo que hay muchos mitos respecto a este concepto. Se han escrito axiomas así como eufemismos. El mismo Víctor Gordoa tiene el mérito de haber consumado un concepto que es Imagen Pública que no es otra cosa más que la percepción pero vestida elegante. El verbo que como tal puede ser conjugado en todos sus tiempos, es lo que provoca decisiones. ¿Qué es entonces la percepción? ¿Es la realidad? Absoluta, no existe. Por lo tanto, cada quien tiene su propia percepción y por tanto su propia verdad. Es decir, cada quien tiene una mirada y es diferente a las demás. Cada quien ve las cosas de diferente manera, si es daltónico o tiene cataratas o miopía, pues fisiológicamente ve cada quien las cosas como lo dictan sus facultades.

Los especialistas proponen que la Imagen Pública (todos tenemos una) es lo que uno emite, los demás ven y cuando se sostiene en el tiempo se convierte en percepción y después en reputación. Para muchos es un valor intrínseco pero real. Calculan algunos que lo que vende es la reputación de una marca o persona. Luego entonces, estamos ante un tema complicado. ¿Por qué? Pues para ser BIEN PERCIBIDO o tener una Imagen Pública positiva (obvio que muchas son negativas), tienes que lograr colectivizar lo que quieres o quieras que vean o perciban de ti.

No es enredado el tema ni es un juego de palabras. Muchas personas de inteligencia natural con haber sido “toda su vida” congruentes y coherentes, logran que les tenga respeto o miedo o cariño o envidia. Pero se han desarrollado técnicas para configurar herramientas útiles y necesarias para “producir” percepciones o Imagen Pública pero nadie ha podido “construir” una reputación porque no tienen disciplina y cualquier cosa los hace tropezar para deshacer lo andado. La REPUTACIÓN ES EL RESULTADO DE TODA UNA VIDA.

Pero la percepción no sólo es para personas, también lo es para las instituciones. Lo que es para los seres humanos un Manual de Imagen Física y Protocolo (MIFP), para las instituciones o empresas el traje a la medida es el Manual de Fundamentos (MF).

Ahora la pregunta: ¿Cuántas personas tienen su MIFP y cuántas instituciones tienen su MF? Pero más, aún con esa inversión ¿cuántas personas producen su MIFP con éxito y cuántas empresas o instituciones aplican con éxito su MF? Los puristas que asesoran normalmente no mezclan lo personal con lo institucional, mi recomendación es usar lo mejor de cada uno. Me explico, la Guía del Éxito que es un Manual de Fundamentos para una institución ¿por qué no podría ser la guía del éxito de una persona? Creo que si un ser humano que tiene interés en la vida pública y quiere ser bien percibido pero además tener éxito con una guía de acciones de vida, debe invertir en estas herramientas, que tienen la mala costumbre de costar dinero.

En el ámbito de gobierno ¿se han preguntado cómo son percibidos? Un gobernador (a) en nuestro caso. Un alcalde (sa) en Carmen y en otros municipios es mujer. Los diputados (as), los regidores(as); los secretarios de Despacho, los colaboradores del alcalde (sa), los empleados federales. Muchos individuos que son NUESTROS EMPLEADOS y que provocan de todo, menos una buena impresión. Sé que la corriente de Morena es ir contra lo establecido y esto les hizo ganar un mercado que odiaba a los anteriores y que ahora están arrepentidos porque ahora están peor que cuando decían estábamos mal, pero eso les funcionó.

¿Qué percibe usted de su autoridad? “Si no le dice nada” cuando lo ve o lo oye hablar, estamos ante un grave problema. Pero del otro lado ¿sabe cómo le percibe su autoridad? Sí, a usted cuando logre tener la oportunidad de poder tener acceso (ya acabaron las campañas y ni en sueños le va a contestar una pregunta)?

Y entonces en el barrio va a escuchar usted “me cae pesado”, “se ve muy mamila”, “es prepotente”, “se hace al odioso” y mil calificativos más.

Es cuando además de la percepción en campaña para “ganarse” la simpatía, se rompe cuando ganan “y empiezan a gobernar”. Pero como no cuidan su percepción ni tienen herramientas para procesar la percepción que les ofrecen sus interlocutores, agregándole a esto que la institución (gobierno) no tienen un Manual de Fundamentos a la medida (no copiado de Google), pues es cuando la chiripa de alguien que logró ser gobierno se diluye porque no son profesionales ni tienen proyecto político. Ejemplifico con el tema de la percepción, cuando un político o servidor público (que no funcionario) viene a la Isla, de “hiperlactante” no lo bajan. De igual forma cuando una “figura pública” de Carmen va a Campeche, es recíproco. Y remacho con la percepción por ejemplo, pregunte a los meseros, recepcionistas y camaristas del hotel Gamma en donde se hospedaron, comieron y jadearon durante 3 años los “legisladores” austeros de Morena.

Ahora no va a ser diferente.

Pero imaginen el giro ¿de pensamiento? ¿De doctrina? ¿De ideología? De lo que ustedes gusten del alcalde Pablo Gutiérrez que hace tres años terminó de panista, coqueteó con Moci pero ahora es de Morena. Aquí aplica el tema de congruencia y coherencia.

En el tema de la percepción hay mucho camino por recorrer. Si lee usted el currículum de la Secretaria de Seguridad, Marcela Muñoz, tiene por ahí una especialidad que es Morphopsicología, pero no tiene el barniz o los conocimientos de percepción o Imagología. Pues con esa herramienta la jefa policiaca puede determinar el temperamento de sus interlocutores con la pura observación del rostro. Así que cuando usted se “apersone” -como dicen los clásicos del periodismo en Carmen-, procure tener cubre bocas extra grande, gorra y lentes para que no le escanee su carácter, de otra manera estará vulnerable.

Si ensambla usted las herramientas de la percepción con la Morphopsicología, podría tener una herramienta muy poderosa para la política o para la impartición de justicia o para la educación o para la vida misma.

Para finalizar una pregunta ¿sabe usted cómo le percibe su pareja o su familia o sus compañeros de trabajo? Si lo supiera usted, se iría para atrás de lo que saben o imaginan de usted.

No se preocupe, todo es susceptible de corregir. Lo que no se puede, es enderezar a una institución porque un axioma dice: la mala reputación de un personaje, permea en la institución. O la mala reputación de una institución, permea al personaje.

Espero haberme explicado para algunos lectores que me han pedido que aborde este tema. Muy apasionante pero que pocos llevan a la práctica: construir una buena reputación.

Porque nunca imaginaron que las Redes Sociales pueden acabar en un minuto, lo que por muchos años haya usted construido o caso contrario, en un segundo catapultarlo a la fama. Efímera pero fama. Servidos.

You may also read!

PRI y MOCI, unidos a favor de la salud

Buscan exigir al Gobierno Federal y la Cámara de Diputados, incluir en el Presupuesto de Egresos 2022, recursos suficientes

Read More...

Personal a cargo de Samantha Bravo Muñoz, impiden trabajo de reportero de esta Casa Editorial

Personal a cargo de la flamante modelo de pasarela Samantha Bravo Muñoz, sacó al reportero de esta casa editorial,

Read More...

Pemex, una bomba de tiempo. Otra fuga de gas, ahora en el centro de procesos Pol-Alfa

Al realizar una revisión en el bypass que se ubica antes de llegar a los módulos de separación se

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu