¿Cómo detonar el turismo en Carmen?

In Enfoque

Por: Carlos Núñez Pérez 

No es cosa de ser egoístas, pero después de tantos años de vivir en la abundancia donde amarraban a los perros con longaniza, prendían sus cigarros con billetes de 500 pesos, pagaban un cuarto de hotel por adelantado al triple de la tarifa, fletaban los helicópteros para un solo tripulante a plataformas, servían caviar en algunos comedores de oficinas corporativas y los Petrus eran servidos como refrescos de cola, el esquema mental de los involucrados no les permite pensar que “les mataron la vaca” y que para seguir con la vida, “hay que encontrar otra vaca”. 

A Carmen le mintió flagrantemente López Obrador. Este es un caso perdido. Con todo y muchos lastres, la Isla del Carmen, en donde se asienta nuestra amada Ciudad del Carmen, es toda una joya para convertirla un polo de desarrollo de la industria de la hospitalidad. 

Pero no podemos pensar en “venderla” como la nueva vaca, como si fuera Dubai de caro. Para los habitantes de la isla, es sobradamente caro vivir. No era problema cuando la manguera de dinero fluía. Un refresco de cola, costaba y cuesta el triple en cualquier sentada de restaurante en comparación de cualquier sitio turístico. Es exponencialmente más caro que Cancún o PlayaCar o Tulum, para que se den una idea. Y los servicios son de malísima calidad, porque de mala gana te hacen el favor de servir, el taxi, el mesero, el recepcionista, quien te corta el cabello, todos. Es una selva, es el todos contra todos. Nadie se salva. 

Entonces si la naturaleza te da todo, la maravilla del mundo, pero lo vendes excesivamente caro y hacen el favor de servir, entonces la ecuación es equivocada. Por muchos planes maestros que se diseñen, por mucho que se invierta, van a topar con pared. Y no es porque no tenga valor lo que se ofrece. Tiene y muy alto, pero en la industria de la hospitalidad, servir es satisfacer al que va a visitarte porque decidió que ir a tu casa es una buena experiencia para esta persona y además va a dejar o pagar con sus recursos y lo que espera es obtener una buena experiencia. Esto último es la clave y la única forma de obtener un buen sabor de boca como para recomendar regresar a conocer esa casa, es ofrecerle todos los satisfactores requeridos que profesionalmente se puede proveer. 

Y esto, con la pena, no lo ofrece Carmen. 

Por eso la ecuación es muy complicada para la Isla y para la ciudad. Por eso claman por vender los fines de semana. Por eso nunca han podido “llenar” esos fines de semana. En hotelería o la aviación o en los autobuses o los trenes, habitación o asiento que no se ocupe, es pérdida. Ni cuando estuvo el auge pudieron vender los cuartos de hotel de los fines de semana. 

La respuesta es muy sencilla: lo caro que lo venden. 

Imaginen cómo competir con Mérida, si en Magnicharters un paquete de avión redondo, 3 días y dos noches, traslados aeropuerto-hotel-aeropuerto, con desayunos cuesta menos de 5 mil pesos desde la CDMX, ¿ustedes creen que van a querer pagar 7/8 mil pesos de avión, 3 mil pesos de hotel por noche, traslados del aeropuerto al hotel en 500 pesos y un desayuno en 350 pesos y todo de mala calidad y al “carambazo” por un fin de semana?

Esta es la diferencia para hacer turismo como la nueva vaca para la Isla. 

Mientras no cambien el chip. Mientras no se capaciten. Mientras no sean profesionales. Mientras no dejen de sentirse Dubai. Tendrán que esperar sentados para lograr vender la hotelería de la Isla porque de otra manera, no va a pasar. Y si todavía logran avanzar, vendiendo el fin de semana, no van a salvar la economía. La industria de la hospitalidad es integral. No basta con precio accesible de cuartos de hospedaje, si no hay alimentos de calidad, servicios de calidad, operadores de servicio que ofrezcan experiencias. Pero si sigue creciendo el “sicariato” de las ejecuciones varias todos los días al estilo colombiano, ni le muevan, no van a avanzar nada. Toda la violencia que se vive en Carmen, tal vez, podría aprovecharse como deporte extremo, pero no así (es sarcasmo). 

El portafolio hotelero es muy importante en la Isla. Pero los colaterales tienen que rebajarse mucho, insisto con el chip mental para competir con precios y calidad. Un hotel en estos momentos en una ciudad turística 3 estrellas no supera los mil pesos. Y la otra es la conectividad ¿cómo puedes vender Carmen si las líneas aéreas creen que puro jeque árabe viene a la isla y puede pagar los boletos más caros del país? Esto es trabajo de autoridades. El otro es de los empresarios. Y dejaría la promoción a los propios empresarios porque de otra manera si el gobierno lo hace, el titular de la oficina de turismo va a alentar a sus intereses y no al destino. 

Por eso insisto en hablar del cambio de chip. Tengo entendido que hay una genuina preocupación para darle un giro positivo a la economía de la Isla, con el tema turístico como punta de lanza y el portafolio de hospedaje no es despreciable, por lo que hay un gran avance para priorización del sector y no hay que plantearse, sugiero, turismo finsemanario, no, eso funciona para los alrededores de las urbes, para el desestrés, pero no funciona para una Isla como la nuestra. 

Métanle coco. Contraten asesores de buen nivel. No gasten a lo tarugo. Cuiden sus cobres. Visualicen qué es lo que quieren pero hagan las cosas bien. Y si tienen que importar capitalistas con vocación turística, háganlo porque en Carmen están infectados de prepotencia y supremacía petrolera y eso aleja el futuro. Ya ven a Rafful que fue el primero que le dio el “estocazo” a la industria pesquera y Pemex la acabó. Queda la naturaleza, todavía queda pero requiere de hacer bien las cosas. Países enteros quisieran tener el 10% de las maravillas naturales que tenemos y son potencias en ramo vendiendo montañas de piedra y aquí con la riqueza, es más fácil que se siga produciendo pobreza, si no hacen bien las cosas. Revisen otras experiencias y que la vaca muerta no les contamine la vaca turística. ¡Ah! No se dejen querer por la política que la ley de Campeche ni a buena ley llega, nada más sirve para sus intereses, mejor rásquense con sus propias uñas, es mejor.  

You may also read!

PRI y MOCI, unidos a favor de la salud

Buscan exigir al Gobierno Federal y la Cámara de Diputados, incluir en el Presupuesto de Egresos 2022, recursos suficientes

Read More...

Personal a cargo de Samantha Bravo Muñoz, impiden trabajo de reportero de esta Casa Editorial

Personal a cargo de la flamante modelo de pasarela Samantha Bravo Muñoz, sacó al reportero de esta casa editorial,

Read More...

Pemex, una bomba de tiempo. Otra fuga de gas, ahora en el centro de procesos Pol-Alfa

Al realizar una revisión en el bypass que se ubica antes de llegar a los módulos de separación se

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu