Desforestación ilegal, cáncer de nuestro entorno

In Enfoque

Tomás ZAPATA BOSCH

CONTINUA LA DEPREDACION EN LA BIOSFERA.- Hace unos dos años señale en estas mismas páginas a la “mafia china” como la responsable de la deforestación y el tráfico de madera que se realiza en la zona de Calakmul, que es patrimonio “mixto” de la humanidad y en aquella ocasión escribí y comente en un video que se volvió “viral” que el entonces secretario del medio ambiente señalo a autoridades federales de de no hacer absolutamente nada para detener este atentado en contra del patrimonio de los mexicanos.

En aquel entonces el periodista Miguel Sánchez que ejerce nuestra noble profesión por esa zona, dijo al aire en mi programa de radio: “en Calakmul todo mundo lo sabe”, pues es un secreto a voces, que es tratado con mucho cuidado que ya ha cobrado vidas humanas y hay amenazas pendiendo sobre las cabezas de diversos líderes sociales y periodistas,-e incluso sobre el mismo-, que ha señalado desde siempre en sus colaboraciones editoriales insistentemente este tema.

En aquella ocasión las autoridades intervinieron y algo se hizo porque se calmo la situación y deje muy en claro que no se veía a “chinos” por la zona, porque eran los mismos habitantes los que operaban la parte local -e incluso- son quienes hacen la labor de traslado a los puertos de Belice y Honduras de donde salen por mar al continente “amarillo”; pero ahora, de nueva cuenta el periodista Hubert Carrera denuncia que “menonitas” de “Progreso” y “Nuevo Durango”, han reanudado la deforestación de la zona con el consentimiento -y complicidad- de las autoridades ejidales de Iturbide y en este caso especifico es para sembrar transgénicos y contaminar con glifosato el suelo y subsuelo, lo cual está terminantemente prohibido por la Ley y condenado por el Señor presidente de la República.

Como le digo, hay que aclarar que quienes realizan físicamente los trabajos y acciones de deforestación ilegal son –desafortunadamente- ejidatarios, pobladores, lugareños o gente de otros lados que se encuentra avecindada en la región y que en un principio fueron contactadas por los traficantes asiáticos y que ahora utilizan los “menonitas”.

La tala ilegal es un asunto serio que debe ser atendido a la brevedad y que las autoridades deben voltear a ver a nuestros huéspedes “menonitas” que son quienes financian y proporcionan la maquinaria para desmontar y preparar esas tierras para sembrar sorgo y posiblemente soya transgénica. Pese a que desde hace varios años están integradas 12 carpetas de investigación con los nombres de 72 responsables de esta devastación de selva virgen, no se ha actuado en su contra aun cuando están perfectamente identificados, entre los que se encuentran “menonitas”, ejidatarios y habitantes de la región y que incluso promueven la división interna para sus aviesos intereses.

De hecho, tractores y maquinaria decomisada por el ejército fue devuelta a los “menonitas” por autoridades judiciales. Quienes se llevan la “tajada del león” no son de ninguna manera los pobladores autóctonos de la región, sino los “huéspedes” que traicionan la confianza y hospitalidad del pueblo mexicano al depredar sus reservas naturales y los traficantes de madera que compran a unos y otros lo deforestado.

El “granadillo” y el “ciricote” son dos especies de árboles endémicos de las selvas tropicales mesoamericanas. A principios de este siglo, el mercado asiático desató la fiebre por estas maderas preciosas que resultaron altamente codiciadas para fabricación de muebles, así como tableros de yates, aeronaves y vehículos de lujo.

El “granadillo” y el “ciricote” no se consideran especies reforestables debido a su lento crecimiento. Para que un árbol pueda obtener un diámetro superior a los 30 centímetros, que se considera ya una madera aprovechable, deben de pasar más de 200 años, eso hace que sea imposible la siembra y las plantaciones de estas dos especies, por lo que únicamente se dispone en sus ambientes naturales y la extracción que se está haciendo de ella las pone en riesgo.

En pocas palabras, “talar” un árbol de estos es un crimen atroz que debería de ser castigado más severamente y sobre todo debe ser evitado a toda costa. En el caso de los “menonitas”, estos no trafican con la madera que se depreda como practica principal, sino que lo que necesitan es realizar sus siembras, dejando a los moradores la oportunidad de comercialización con consecuentes ganancias para ambas partes, aunque hay que señalar que hay casos en donde es desechada como material sobrante sin tomar en cuenta el daño al medio ambiente.

El problema de la tala ilegal no es solamente en la zona de la biosfera es un serio problema que nos afecta a todos los Mexicanos, incluyendo a quienes pudieran argüir que eso está muy lejos de sus “zonas de confort”, porque se están destruyendo los “pulmones” con que respiraran nuestros hijos y nuestros nietos. No hacer nada, es ser cómplice de los mafiosos e incluso de nuestros huéspedes “menonitas”  y no alzar la voz, es ser omisos ante una situación que estamos a tiempo de corregir.

 

You may also read!

MÁS DE 250 PLATAFORMAS PETROLERAS EN RIESGO PERMANENTE / La piratería moderna no cesa en alta mar

La Sonda de Campeche y el Litoral Tabasco en el Golfo de México, albergan 250 plataformas propiedad de Petróleos

Read More...

CRECE DEMANDA DE SERVICIO TURÍSTICO DE AUTOBUSES POR VACACIONES DE JULIO

En Carmen, derivado del inicio del período vacacional de verano la demanda de los servicios que ofrece la empresa

Read More...

RESPUESTA POSITIVA A LA VACUNACIÓN EN LAS COMUNIDADES

A lo largo de toda la semana, personal médico y de las instituciones militares se sumaron a la estrategia

Read More...

Leave a reply:

Your email address will not be published.

Mobile Sliding Menu